La responsabilidad del antropólogo hacia el público. Código de ética AAA

Código de ética de la
American Anthropological Association

Laura Mercedes Arcos Rey

Imagen

C. La responsabilidad hacia el público

Comentario de texto sobre el punto C3 del Código de Ética de la AAA

Los antropólogos pueden elegir ir más allá de la difusión de los resultados de su investigación, hacia una posición vindicativa. Ésta es una decisión individual, pero no es una responsabilidad ética.”

El fragmento a comentar pertenece al Código de Ética de la American Anthropological Assotiation aprobado en la revisión de febrero de 2009. Este código pretende sentar unas bases éticas, no unas normas estrictas ni legales, para llevar a cabo los proyectos antropológicos, desde la propuesta inicial hasta la difusión de sus resultados, incluyendo también unas directrices éticas dirigidas hacia la relación profesor-alumno en antropología.

La directriz que comentaré, está incluida en el punto III del código, la investigación, específicamente en el apartado referido a la responsabilidad del antropólogo hacia el público. Trata concretamente de la posible elección del antropólogo de no limitarse a la difusión de los resultados de una investigación, sino llevar más allá la labor para la que fue contratado, aún sin entrar en sus responsabilidades éticas, apoyando desde una posición vindicativa a las personas, animales o material (“personas” en adelante) estudiados, así sea no difundiendo los resultados de su estudio, si estos pueden dañar de alguna manera a las personas estudiadas; dando a la difusión una inclinación en favor de los mismos; decidiendo cambiar el enfoque o el tipo de difusión de la investigación en beneficio de las personas estudiadas…

En éste punto del código de la AAA, podemos observar varios principios fundamentales según el caso práctico. El primero y en base al cual “Los antropólogos pueden elegir ir más allá de la difusión de los resultados de una investigación” es el principio de autonomía, ya que el antropólogo que toma tal decisión, está ejerciendo su libertad como persona autónoma que debe ser capaz de ejercer el autogobierno, lo que supone la comprensión, el razonamiento, la reflexión y la elección independiente de rebasar los límites de su investigación, desde una posición vindicativa.

El principio de autonomía se articula con el de justicia, ya que para decantarse por esa posición, es necesario tener un criterio sobre la redistribución entre un conjunto de sujetos de bienes, ingresos, deberes, derechos, oportunidades… que insten al profesional a tomar partido. Es necesario un juicio de valor que se suponga justo desde la doctrina por la cual se decante el antropólogo.

También podemos encontrar implícitamente en el texto, el principio fundamental que prima sobre los otros, el de no-maleficencia, que exhorta a no dañar intencionadamente ni someter a los demás a riesgos inaceptables, que puede converger, o no, con el de beneficencia, que supone una acción positiva para promover el bien al grupo de personas estudiado. Éste último puede resultar peligroso de aplicar, ya que depende de que el concepto de “bien” que tenga el antropólogo, sea coincidente con el del grupo de personas estudiado, los financiadores del proyecto o incluso el público al que dirija la investigación. En todo caso, suele ser el principio que se aplica mayormente en los casos de vindicación.

Por no poner el mismo caso del estudio (You Owe Yourself a Drunk: Adaptive Strategies of Urban Nomads. Boston: Little Brown” de J.Spradley) que nos expone García Alonso en el material didáctico de la asignatura y que definiría perfectamente este punto del código, lo relacionaré con la tesis doctoral, leída en la Universidad de Berkeley en 1971, del etnógrafo nigeriano John Ogbu que intentaré pincelar.

 Imagen

John Ogbu

John Ogbu fue contratado por el Distrito Escolar Unificado de Stockton como etnógrafo para trabajar en la evaluación del impacto de un proyecto de educación compensatoria en el barrio de Burgherside en Stockton, California, compuesto mayoritariamente por afroamericanos y mexicanos.
En el desarrollo de la etnografía llevada a cabo por Ogbu, observó que el fin para el que fue contratado, era demostrar que el fracaso escolar de dicho barrio era la falta de apoyo de las familias de los estudiantes adolescentes y la falta de interés de los alumnos. De hecho sí pudo observar en su investigación la ausencia de padres en las reuniones organizadas para ellos, que denotaban falta de interés, así como en las entrevistas con los estudiantes que no encontraban motivos para buscar el sacar más que un aprobado en sus calificaciones.

Ogbu quiso ir más allá en su investigación buscando más que cubrir las explicaciones que le demandaban los financiadores (aplicando el principio de autonomía al que fue movido por su juicio de valor), acudiendo a las casas de los estudiantes para encontrar los motivos de las ausencias en las reuniones de padres, así como la opinión de éstos acerca del fracaso escolar de sus hijos. En su mayoría, se quejaban de que dichas reuniones eran meramente informativas de las medidas o programas que se iban a llevar a cabo en el instituto, sin dar cabida a su intervención en la construcción de estrategias ni escuchar sus reclamaciones (cosa que sí suele darse en todas las reuniones de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos). También alegaban su propia realidad en que, siendo ya una generación que tuvo acceso a la educación pública, los únicos empleos a los que podían acceder eran como empleados de hogar en los barrios de clase media-alta de Stockton o empleos de bajo salario.

En sus entrevistas Ogbu pudo observar que tanto los estudiantes como sus familiares tenían totalmente asumida su inferioridad en la escala social de la ciudad, alegando que en el caso de alcanzar la universidad y obtener un título, el sistema laboral empleaba antes a los “blancos” titulados que a un afroamericano titulado, de lo cual sacaban la lectura de no actuar más allá del mínimo esfuerzo ya que el premio jamás llegaba.

El etnógrafo valoró que para cambiar los resultados escolares de los burghersiders, era necesario cambiar el sistema laboral que daba base a la marginación étnica previamente, y viendo que sus financiadores pertenecían a la parte alta de esa pirámide, no debía dejar su intervención en un simple informe, que no haría más que cristalizar la situación ya existente (aplicando el principio de no-maleficencia) que no solo no beneficiaría sino que dañaría a las personas estudiadas, en su lugar decidió publicar el estudio completo con sus conclusiones en beneficio de los burghersiders decantándose por una posición vindicativa (aplicando el principio de beneficencia).

Mi opinión personal respecto de este punto del código, aunque entiendo que podría suponer faltar a un contrato con quien financia la investigación, en el caso de encontrar maleficencia en la difusión de una supuesta investigación o en el caso de entender que mi estudio, o profesión puede beneficiar, desde mi sentido de justicia, a las personas estudiadas, creo que es ético posicionarse vindicativamente por una buena causa.

De hecho, ese sentido de la justicia y la posibilidad de beneficio para los seres humanos que supone nuestra profesión, es lo que me empuja a estudiar esta carrera, siendo consciente del peligro que supone.

Laura Mercedes Arcos Rey

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

García Alonso, M.: (Curso 2013-2014) “Principios éticos básicos y su funcionamiento en el campo antropológico”. Madrid. UNED-Humanidades.

Ogbu, J.: (1974) “Next generation: Ethnography of Education in a Urban Neighbourhood (Studies in anthropology”. California. Academic Press Inc. Mencionado en (2009 [1997]) Velasco, H. y Díaz de Rada, A. “La lógica de la investigación etnográfica. Un modelo de trabajo para etnógrafos de escuela”. Madrid. Ed. Trotta.

FUENTES DIGITALES

http://www.aaanet.org/index.cfm (10/01/2014)

http://ficus.pntic.mec.es/spea0011/ptsc/edcomp.htm (18/01/2014)

IMÁGENES:

1. Portada http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Logo_of_the_American_Anthropological_Association.png (10/01/2014)

2. Foto dr John Ogbu http://lifeinlegacy.com/2003/WIR20030830.html (20/01/2014)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s