Los inicios de la Etnografía científica en la Antropología británica

Los inicios de la Etnografía científica
en la Antropología británica

Laura Mercedes Arcos Rey

Imagen

Portada de “Argonauts of the western pacífic”, B. Malonowski, (1984 [1922])1

Ensayo sobre Los Inicios de la
Etnografía británica y defensa de Malinowski

Fragmento del Capítulo 9, Introducción a la tradición antropológica en el Reino Unido. “Historia de la Antropología: Formaciones socioeconómicas y praxis antropológicas, teorías e ideologías”. (Martínez Veiga, 2010).

Mi elección del momento histórico al que se refiere este fragmento del libro de Martínez (Íbid) se debe a que, es precisamente donde el trabajo de campo científico, fundamento de nuestra profesión, tiene sus raíces en Gran Bretaña. Es el momento en que se separa la Etnografía de la Etnología, tomando el método científico de los naturalistas para la recogida de datos.

Con la exposición de lo aprendido acerca de este aspecto, quisiera defender la figura de Malinowski de ciertos ataques acometidos en el texto con los que no puedo comulgar, aunque no sé si expresar mi desacuerdo con el autor del libro básico de estudio, sea la mejor manera de encarar el trabajo de la asignatura. Ya en otra materia me dieron a entender que “mejor que primero me gradúe y después opine”, pero también con eso estoy en desacuerdo.

Hasta finales del siglo XIX se ejercía lo que conocemos como “Antropología de sillón o de gabinete”, en que los antropólogos se centraban en el estudio y comparación de las sociedades “salvajes o primitivas”, de aquellos lugares lejanos y exóticos que colonizaban, a partir de los datos recogidos por los misioneros, funcionarios, militares etc. destinados a esos territorios, que reunían en sus escritos, informes o diarios aquellas cosas que llamaban su atención.

Imagen

Edward Burnett Tylor

La tendencia de los antropólogos del momento, es hacia una nueva visión de la propia disciplina. Ven los hallazgos y los análisis comparativos antropológicos como algo útil hacia la sociedad moderna, así como con un enfoque más humanitario con la defensa de la unidad psíquica del hombre, especialmente desarrollada en la obra de Tylor “Anthropology” en que defiende la posición evolucionista de que las diferentes “razas” son variantes de la misma especie humana. Con este novedoso interés por la cientificidad de los datos y el gran influjo de Tylor, el Anthropological Institute y la British Association publican en 1874 un libro con una serie de pautas para la recogida de datos, tanto por científicos como por los que los proporcionaban habitualmente, titulado “Notes and Queries on Anthropology for the use of Travellers and Residents in Uncivilized Lands”, estableciendo una diferenciación entre la recopilación de datos empíricos en el campo y el análisis posterior de éstos en el gabinete.

Imagen

De izquierda a derecha: Rivers, Seligman, Herbert Ray y Wilkin. Sentado: Haddon. (1898)3

En este contexto histórico, el trabajo de campo llevado a cabo por científicos pasa a ser esencial. En una expedición de carácter naturalista al Estrecho de Torres llevada a cabo por Haddon (zoólogo), se interesa por cuestiones antropológicas y decide embarcar en un segundo viaje para realizar una investigación antropológica, sociológica y psicológica. Para ello reúne a Sydney Ray (lingüista),  W.H. Rivers (psicólogo-médico) junto a dos de sus discípulos, A. Wilkins (antropólogo) y C. Seligman (médico y posterior maestro de Malinowski). Tal comunidad científica llega al estrecho en 1898, con el objeto de hacer una investigación in situ. En este viaje se produce la inauguración del trabajo de campo antropológico, con una recopilación de datos llevada a cabo por científicos y se fusiona en la misma persona el análisis de los mismos, lo cual sienta un precedente metodológico en la etnografía, que será posteriormente utilizado por Malinowski en su trabajo de campo realizado en las Islas Trobriand entre los años 1915-16 y 1917-18, investigación reflejada en la obra que le da el título de “padre de la etnografía”, “Los Argonautas del Pacífico Oriental” . (Malinowski, 1986 [1922])

Como se puede observar, la expedición al Estrecho de Torres supuso varios avances para la disciplina antropológica. Además de lo ya citado, es la primera vez que hay una larga inmersión en el campo, quedándose a investigar las diferentes islas del estrecho en estancias de cuatro a seis meses. Rivers desarrolla su método genealógico, evolucionando el sistema de consanguineidad de Morgan. Este método, aplicado a los sistemas de parentesco, así como a varios aspectos que estudia la antropología es un gran avance en la recopilación y en el análisis de los datos.

En este punto Martínez Veiga (Íbid) hace hincapié en dar protagonismo a Rivers y a la ya mencionada expedición, lo cual es de agradecer ya que en otros libros de historia no se menciona, sino que se da protagonismo respecto al nacimiento de la Etnografía científica británica a Malinowski y a su obra de los Argonautas, acerca de lo cual Martínez (Íbid) realiza una crítica feroz que, debo reconocer, no concuerda con mi visión de esta figura, muy posiblemente por el hecho que ya menciona Weiner de que Malinowski “sigue fascinando cada generación de antropólogos a través de su intensidad, riqueza de detalles y penetración”. (Weiner, 1987)

Imagen

Mapa del Distrito del Kula4

ImagenMalinowski en las Trobriand

Al inicio de la Primera Guerra Mundial en 1914, Bronislaw Malinowski, de origen croata, se encontraba en Gran Brataña. Por su origen Austro-Húngaro podía ser llamado a las filas enemigas y decide embarcarse en una expedición a Nueva Guinea organizada por el antropólogo Marett, en la cual por cuestiones políticas, desde Australia, no le permiten volver a casa, lo cual le lleva a pasar varios años entre Australia y las Islas Trobriand, donde realizará el trabajo de campo que le dará fama a partir de su ya mencionada obra “Los Argonautas del Pacífico Oriental”, basada en sus dos estancias de un año entre los To’uluwa en el poblado de Omarakama.
Este es el primer trabajo con una “inmersión” real en el campo de estudio, es decir, desde adentro mismo del poblado y en contacto continuado con el día a día de los nativos y sobretodo es la primera vez que se realiza durante un tiempo prolongado, como para que los observados lleguen a actuar naturalmente al integrar al observador en su paisaje diario, con dos únicos precedentes, el de Boas en la antropología americana de finales del siglo XIX en su estudio de los esquimales y la expedición al Estrecho de Torres. Martínez Veiga recalca que, como puede leerse en el diario personal de la segunda estadía de Malinowski en las Trobriand (publicado 25 años después de su muerte), la inmersión en el campo no era ni tan continuada ni su relación con la comunidad tan “paritaria” como puede parecer en su obra, pero desde luego, según mi punto de vista, sí era mucho más cercana que cualquier relación establecida por los misioneros o colonizadores que mediante incursiones con intenciones de conversión religiosa o de dominación de cualquier tipo, hayan podido observar y documentar previamente los quehaceres de los nativos, como recalca el propio Malinowski en el primer capítulo, donde describe la metodología etnográfica utilizada.
Respecto de ese primer capítulo de los Argonautas, Martínez critica su falta de aportación al método, ya que utiliza la metodología ideada por Rivers en el estrecho de Torres, cosa totalmente cierta aunque aplicada a un abanico más amplio de estudio, pero no criticable ya que Malinowski no esconde la fuente de la sistematización de su trabajo de campo, como puede observarse en el prólogo escrito por él mismo “Este método, […] ha sido llevado a su plena madurez en los trabajos del doctor Rivers”. (Malinowski, 1986 [1922])

En su investigación en las Trobriand, Malinowski aporta a la etnografía moderna la necesidad de realizar el trabajo de campo a través de la “participación” desde la soledad del etnógrafo, alejado de su propia sociedad, lo cual también es criticado por Martínez Veiga, aludiendo nuevamente al diario, en que se puede leer que “cada tres o cuatro días, se iba a la casa de Billy Hancock en Gusweta para «perderse» cuando «estaba hasta la coronilla» de los nativos” (Martínez, 2010).

Para cerrar mi defensa de Malinowski, creo que ensalzar a uno de los padres de la etnografía británica como es Rivers, en detrimento de una figura de la envergadura de Malinowski, basándose en un diario personal donde el autor se expresa en la intimidad (quién no ha dicho en algún momento “estar hasta la coronilla” de aquellos con quien convive y se ha escapado a la casa del amigo), no tiene fundamento científico ni comparativo, ya que nadie ha publicado las posibles insensateces del diario personal de Rivers. Está claro que el trabajo realizado en las Trobriand por Malinowski fue posible por los anteriores estudios realizados por Haddon, Rivers y compañía, así como por los de Boas, y es resultado de una búsqueda de mejorar la calidad de los informes y por tanto de la veracidad de los análisis realizados con ellos. Todo ello en su conjunto conforma las raíces de la etnografía moderna y de las herramientas metodológicas y aparato conceptual del que disponemos hoy en día. El estudio de estas figuras que brillan en la historia de la Antropología, comulgando absolutamente con ellos o poniendo en duda la capacidad de cumplir los modernos códigos éticos de la disciplina, deben ser para los antropólogos modernos, así como para las estudiantes como yo, una fuente de inspiración tanto para nuestros trabajos como para la búsqueda de nuevas mejoras en el desarrollo de la profesión.

Laura Mercedes Arcos Rey

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Latcham, Ricardo E.: “Conferencias sobre antropología, etnografía y arqueología. Parte I. Lo que son estas ciencias”. Imprenta Universitaria. Santiago de Chile, 1915.

Malinowski, B.: “Los Argonautas del Pacífico Oriental I – II”. Ed. Planeta-De Agostini S.A., Barcelona, 1986 [1922].

Malinowski, B.: “Diario de campo en Melanesia”. Ediciones Júcar, Gijón, 1989 [1967].

Martínez Veiga, U.J.: “Historia de la Antropología: Formaciones socioeconómicas y praxis antropológicas, teorías e ideologías”. UNED, Madrid, 2010.

Weiner, A.: Introduction en Malinowski, B. “The Sexual Lives of Savages in North–Western

Melanesia”. Beacon Press, Boston, 1987 [1929].

 

FUENTES DIGITALES

http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/moebio/06/poblete.htm

http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/ant/0118.asp
http://perso.wanadoo.es/teresapastor/antrop/autores/Malinowski.htm
http://antroapologia.wordpress.com/2008/12/07/el-funcionalismo-de-malinowski/
http://www.antropocaos.com.ar/articulos-cientificos/la-validacion-del-dato-etnografico-diaz-2010
http://tristesantrotopicos.files.wordpress.com/2012/03/korsbaek-mc3a9dico-psicc3b3logo-etnc3b3logo-y1.pdf

 

IMÁGENES:

1                    Portada de la cuarta edición  del libro,  http://www.walmart.com/ip/1518141.

2                    Edward Burnett Tylor, http://kids.britannica.com/Edward-Burnett-Tylor

3                    Grupo de científicos en la expedición al Estrecho de Torres de 1898, http://es.wikipedia.org/wiki/Sidney_Herbert_Ray

4                    Mapa, http://artesbarilochenses.blogspot.com.es/2012/06/bronislaw-malinowski-el-metodo-de.html

5                    Malinowski en las Trobirand, http://luissoravilla.blogspot.com.es/2011/08/el-metodo-malinowski.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s