Comentario del cuadro “La pesca de almas” de Adriaen Pietersz van de Venne (1614)

Comentario de imagen

Historia Moderna

 Imagen

“La pesca de almas” de Adriaen Pietersz van de Venne (1614), Rijksmuseum Amsterdam

Durante la Edad media, el influjo de la Iglesia Católica sobre los habitantes de la oscura Europa medieval, fue creciendo desmesuradamente con la promesa del Paraíso y la amenaza del castigo eterno. La presión que ejercían era tanto espiritual como económica, ya que las rentas obligatorias impuestas por el clero, podían llevar a la muerte a los que se negaban a satisfacer el diezmo. La inquisición tenía a sus súbditos bien atados a base de su demostración de poder con torturas y quema de herejes en las plazas públicas de las ciudades europeas.

Con todo ello, la Iglesia fue acumulando tierras y negocios prósperos, como los famosos frailes cerveceros y panzones, mediante la explotación y la miseria del pueblo llano. El sufrimiento y la oscuridad dejaban como único foco de esperanza, una eternidad diferente al infierno en vida y las imposiciones de la Iglesia eran el trámite obligatorio para ganar esa Salvación.

Con la llegada de los absolutismos, la Europa de inicios del siglo XVI vivía un momento de grandes transformaciones, especialmente con la subida al poder de Carlos V, quien a través de las herencias de sus abuelos albergó en su persona máxima autoridad sobre alrededor de 350 principados entre los territorios de España, Austria, Nápoles, Sicilia y el Sacro Imperio Romano Germánico, a lo que se sumaban los territorios conquistados y en expansión de Ultramar.

El ascenso del Emperador fue paralelo al estallido de la Reforma Protestante, iniciada por Martin Luther, monje agustino y teólogo alemán desengañado por los excesos y corrupción eclesiástica que gracias a las innovaciones tecnológicas de la imprenta, divulgó las ideas que terminaron con siete siglos de unidad Cristiana.

Imagen

“Martin Luther” Lucas Cannach, Hessisches Landesmuseum Darmstadt

Las 95 tesis que Lutero colgó en la puerta de la iglesia del
Palacio de Wittenberg, como base de una discusión teológica cuestionando el Poder y Eficacia de las Indulgencias, fueron condenadas por el Papa León X, que convoca la Dieta de Worms en 1521  en que exige, sin obtenerla, la retractación del joven sacerdote. El reformador contará con la protección del príncipe Federico III de Sajonia.

Imagen

 Así se inició la Reforma protestante, con gran acogida por una sociedad cansada de los abusos de la Iglesia y bajo protectorado de varios príncipes que crean la Liga Esmalcada para combatir a los católicos.
El Luteranismo promulga la “Sola fide, sola scriptura” (La Fe sola salva por los méritos de Jesucristo. Las escrituras son la única fuente de dicha Fe.), reduce los sacramentos a bautismo y eucaristía, define la consubstanciación eucarística oponiéndose a la transubstanciación, declara la Iglesia invisible y transforma el papel de los sacerdotes a simples predicadores sin votos, sin celibato y sin vida monástica. La primera acción de Lutero fue traducir el Nuevo Testamento al alemán para su divulgación y ésta acción se fue clonando paralelamente a la propagación del protestantismo hacia el norte europeo, en los respectivos idiomas de cada nación que se iba pronunciando por la Reforma, llegando a Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia. Polonia y Lituania imponen la paz entre confesiones en sus territorios.

Como era de esperar, con la apertura de enfoque en la interpretación de las Santas Escrituras, surgieron nuevas confesiones con distintas variaciones de la original. La confesión con más resonancia entre estas variantes fue sin duda el Calvinismo, con una doctrina más radical que la de Lutero fue gestada por el teólogo francés Jean Calvin, que asentó la nueva doctrina en Ginebra (su nueva Roma, su nueva Jerusalén) como centro desde donde difundirla. Compitió con el luteranismo en Alemania y se asentó profundamente en Inglaterra, Escocia, Bohemia y Países Bajos, como se aprecia en la obra a comentar.

Imagen

“John Calvin” Tiziano Vecellio 1500s

El calvinismo es una doctrina puritana con un complejo aparato eclesial para administrar su doctrina con pastores, doctores, ancianos y diáconos jerarquizados, con un Dios inalcanzable que salva a sus elegidos con su Decretum Horribile, la predestinación. Utilizaba la hoguera como sanción, en la que asesinó como hereje a Miguel Servet por su trabajo de la circulación cerebral de la sangre.

A partir de las doctrinas de Lutero y Calvino, surgieron mutaciones y algunas combinaciones de ambas, como en Escocia en que se difundió el presbiterianismo, en Inglaterra crearon el anglicanismo (cuando Enrique VIII se autoproclamó Jefe Supremo de la Iglesia de Inglaterra para conseguir el divorcio que le negaba el Papa Clemente VII), en la propia Alemania floreció el Anabaptismo, entre otras con menos resonancia.

Esta gran difusión de las diferentes vertientes, trazan una línea de separación norte-sur de una Europa meridional católica y una septentrional protestante.

Por todo lo anterior, la Iglesia Católica, a la espera de la resolución del Concilio de Trento 1545-1563 (mediante el cual se iniciaría oficialmente la Contrarreforma), comenzó una pre-reforma católica creando instrumentos como La Compañía de Jesús y la Inquisición Romana con el fin de combatir a los protestantes junto a las naciones que abrazaban su confesión. Así se desataron una serie de guerras de religión como la Guerra de los 30 años,  primera guerra a nivel Europeo, o la Guerra de los 80 años entre España y los Países Bajos en la que nos vamos a detener.

Flandes vivía tiempos de cambios bruscos. Por un lado, la ascensión a la soberanía de Felipe II, no satisfizo a una sociedad acostumbrada a contar con un soberano más cercano, y a su vez se estaba propagando una nueva confesión que dividió a flamencos y neerlandeses con las Uniones de Arras y Utrecht y con ello, la proclamación de la República de las Provincias Unidas de los Países Bajos con las provincias del norte. La Guerra de Flandes comenzó en 1568 y terminó en 1648 en la Paz de Westfalia, donde también terminó la Guerra de los 30 años con los Tratados de Osnabrück y Münster, con la resolución religiosa de poner fin a los enfrentamientos militares, tratando de alcanzar un equilibrio en Europa (logrado hasta el siglo XIX) y en cuanto a la religión, dispusieron tolerancia religiosa, pero esa tolerancia alcanzó para permitir el exilio de aquellos que profesaban una religión diferente a la del soberano de su nación.

Imagen

“La Paz de Westfalia” Bartholomeus van der Helst 1648

Este es el contexto en el que Adriaen Pietersz van de Venne (1580-1662), pintó su alegoría “La pesca de almas” en 1614 (en plena Tregua de Los 12 años) aludiendo a [Mateo: 4, 19] en que Jesús dice: “Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres”.

En la pintura vemos un río, seguramente el río Escalda (que dividía los Países Bajos en norte protestante y sur católico), que separa las dos confesiones. A la izquierda de la imagen, vemos a las filas protestantes, con estoicos, serenos y ordenados calvinistas de la República de las Provincias de los Países Bajos. A la derecha, los desgarbados, pomposos y vanidosos católicos. En el río, barcas de ambas doctrinas están pescando feligreses. Los seguidores de Roma buscan honores y vanidades,  valiosas piezas de oro que flotan en el río, dejando en segundo plano la salvación de sus fieles. Del lado de los protestantes, en cambio, pescan almas con la biblia y como cebo en sus redes la Fe, la esperanza, la caridad y los mandamientos. Las almas rehúyen las barcas del vicio y acuden a las virtuosas.
El cielo que los cubre, trae tormenta en la parte católica y está despejado en el bando de los “buenos” que además tienen árboles frondosos en lugar de los deshojados árboles junto a los cardenales adorando al Papa. Uniendo las dos orillas, un arcoíris atraviesa el cielo, simbolizando la vigente Tregua de 12 años desde 1609.

La pintura es un claro reflejo de las tensiones del momento, especialmente de la visión de Van de Venne, que juega con la apariencia de pintura piadosa, siendo en realidad clara e irónica propaganda protestante.

 Laura Mercedes Arcos Rey

Referencias

  • Atkinson, J. 1971: “Lutero y el nacimiento del protestantismo”. Madrid. Alianza
  • Bada i Elías, J. 1985: “La Reforma Protestante”. Madrid. Grupo 16, DL
  • Bozal, V.: “La pintura holandesa del siglo XVII y los orígenes del mundo moderno (I)”. Madrid. Aula Abierta. Fundación Juan March.

http://www.march.es/recursos_web/culturales/documentos/conferencias/resumenesbif/127.pdf

  • G. F. Sergio 2010: “Obras Maestras del Rijksmuseum de Ámsterdam”. Centro de Investigaciones Biológicas, Arqueológicas y Comiqueras de la Isla Muir.

http://isla-muir.blogspot.com.es/2010_03_01_archive.html

  • García Alonso, M. 2008: “La Teología política de Calvino”. Rubí. Anthropos, cop.
  • González, J.L. 2011: Diccionario manual de teologia / Manual Dictionary of Theology”. Madrid. Paperback.
  • Kossmann-Putto, J. A. 1996: “Los Países Bajos: historia de los Países Bajos del Norte y del Sur”. Rekkem. Stichting ons Erfdeel vzw.
  • Leymarie, J. 1976: “La pintura holandesa”. Barcelona. Carroggio, cop.
  • Martin-Gousset, L.: “Luther contre le Pape”. Documental UNESCO

http://www.youtube.com/watch?v=c-gjQxBw3iU

  • Rijksmuseum

https://www.rijksmuseum.nl/

  • Santa Biblia Revisión 1995. Reina Valera. Brasil. Sociedades Bíblicas Unidas.
  • Temario de Historia Moderna. Europa s. XVI y XVII. UNED

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s